COLONIA
Un fin de semana gastronómico
Si un porteño decidiera hacer un tour gastronómico en la ciudad, cierto es que tiene bastante para elegir un buen circuito en donde mezclar un poco de cada cultura en las comidas, si lo deseara. Pero si se trata de dedicarle un tiempo de lleno a la propuesta, no está nada mal considerar subirse a un barco y estar en una hora del otro lado del río haciendo lo mismo pero en una ciudad más pequeña, amable y con una gran variedad de gustos y sabores.

Sí, hablo de Colonia de Sacramento. Esta vez no te contaré de sus calles empedradas, su historia, su museo y de los circuitos reconocidos por todos quienes hayan puesto un pié en su Casco Histórico. Colonia tiene un aroma al mediodía y a la noche que ningún sommelier de las comidas dejaría pasar y para ello nos tomaremos un fin de semana para disfrutarlo a todo gusto.
Una vez que nos bajamos del barco y dejamos las cosas en el hotel, la propuesta es que te atrevas a una caminata quema calorías porque lo que se viene estará dedicado a los que no quieren hacer dieta.
Es hora de levantar las narices para detectar qué aromas son los que se perciben y que salen de las ventanas de las cocinas. Algunos podrán notarlo de inmediato, puesto que la mezcla de la cultura portuguesa y española, más el condimento propio del país oriundo, generan un vaho tentador.
Atención, esta pequeña ciudad uruguaya de un puñado más de 26 mil habitantes no escatima con propuestas gastronómicas, no te enredes con cualquier idea, planealo bien y para ello te ayudaremos. Te encontrarás con restaurantes, restó, bares, fondas y más.

¡A comer!

Al mediodía del primer día un buen plan es visitar El Drugstore o el Restaurante Don Peila, en pleno barrio histórico de Colonia. Todos los turistas se sorprenden al encontrarse con un gran auto estacionado con carteles que invitan a una comida show. Lo sorprendente es que cada pedido de plato está acompañado por un entretenido número de artistas. Además de los aromas y los sabores, tendrás mucho color para disfrutar.
Por la tarde, y para la colación, la Taza de Té es una gran opción como para seguir el recorrido pero esta vez saboreando algunas delicatessen saludables, incluso cuentan con propuestas veganas.
Con la bajada del sol se puede reparar en una picadita de fiambres y quesos en El Buen Suspiro, en donde, por lo que los turistas comentan, las porciones no son muy abundantes, pero sí de buena calidad y en un ambiente atractivo para la vista, o bien cenar en el restaurante del Hotel Mirador, que ofrece una variada propuesta para todos los gustos.

Amanece el domingo y es hora de elegir dónde desayunar. Aquí nos orientamos por el aroma de las tortas y el café con leche (claramente después de haber tomado algunos mates), entonces vamos a La Bendita en donde se habla muy bien de la torta de chocolate y naranja. Tendrás que probarla y contarnos.
Al mediodía y en el centro de Colonia del Sacramento hay que detenerse en la parrilla El Fogón, en donde atienden muy bien y se hace alarde de un plato de primera calidad. Por la noche, y como despedida de este tour gastronómico, una cena íntima y a la luz de las velas te espera en el Restaurant Del Ferrocarril en donde se come rico arriba de verdaderas cabinas de trenes antiguos.
Es la hora de volver de uno de los viajes más sabrosos que te puedas haber imaginado, pero no te apenes, más adelante te contaré de qué otra manera podrás disfrutar un fin de semana a pleno en Colonia del Sacramento.

El dato: Buquebus ofrece propuestas para pasar el día o una escapada de fin de semana, en dónde además de reservar pasajes y hoteles, podés asegurarte el lugar en varios restaurantes de la zona. La idea es que vayas con todo resuelto y solo te dediques a disfrutar del viaje.Buscá más info en su página web.



Enviar
Club La Nacion

Clarin 365
Ingresá el código de tu tarjeta Clarin 365
para acceder a los mejores beneficios